Radio Sol

A sólo tres años de adquirir Aguas de Antofagasta a Antofagasta Plc -brazo de inversiones mineras del grupo Luksic- en US$965 millones, el grupo colombiano EPM, cuya propiedad está en manos del municipio de Medellín, podría deshacerse de ese activo.

¿La razón? La compañía anunció esta semana el inicio de un proceso de venta de sus participaciones en sus empresas, controladas y no, tanto en Colombia como fuera de ese país. Esto, como parte de un plan para enfrentar una emergencia ocurrida en la central eléctrica Hidroituango, actualmente está en construcción, pero que avanza con serios inconvenientes geológicos y técnicos que han elevado su costo, afectando sus principales indicadores financieros, y con ello, el costo de fondeo.

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads
En ese contexto, la firma lanzó esta semana este plan, con el que espera recaudar unos 3 billones (millones de millones) de pesos colombianos, cifra que supera los US$1.000 millones. Así, decidió poner en el mercado todos sus activos y participaciones en empresas que controle o no.

Justamente, y de acuerdo con fuentes de mercado, uno de los activos con proyección dentro de este paquete es Aguas de Antofagasta, sanitaria que adquirieron al grupo Luksic en 2015 y de la que podrían obtener alta rentabilidad, dados los buenos precios a los que se han comercializado firmas de esta industria en los últimos meses. Además, a esto se suma el interés de empresas -como es el caso del fondo que armaron Toesca y Marubeni para adquirir Aguas Chañar- que están buscando activos en esta industria. Justamente, dicha alianza asoma como candidato.

Perfil atractivo

Las sanitarias presentan un perfil interesante en términos de inversión, pues aseguran ingresos constantes y buenos márgenes. En el caso de Aguas de Antofagasta, a esto se suma el negocio de desalación de agua de mar, que eleva su rentabilidad, más contratos de abastecimiento con empresas mineras.

Consultada la compañía, de manera oficial, decidió no comentar esta información, remitiéndose a enviar un comunicado ya difundido en Colombia.

“La junta directiva de EPM autorizó a la administración de la empresa para estudiar y evaluar eventuales enajenaciones de sus participaciones en empresas controladas y no controladas tanto en Colombia como en el exterior, hasta por un valor de tres billones de pesos”, señala dicha comunicación.

No obstante, no sólo Aguas de Antofagasta tiene el cartel de “se vende”. En esta condición también esta el parque eólico Los Cururos, construido en 2014 y que posee una capacidad instalada de 109,6 MW. Para levantarlo, la compañía invirtió allí un total de US$228 millones.

Fuente: /www.latercera.com