Hace algún tiempo se prohibió que los turistas y lugareños se bañaran en las lagunas Céjar y Piedra, debido a la concentración de arsénico y plomo que tienen las aguas de ambos lugares. Sin embargo, esta semana las autoridades de Gobierno limitaron la medida, permitiendo su uso, eso sí con algunas indicaciones restrictivas para los usuarios.

Todo esto, luego de un estudio realizado por el Instituto de Salud Pública de Chile, el que determinó que no existe plomo en las aguas y que la existencia de arsénico en éstas no es nociva para la salud de las personas, a menos que el líquido se inhale o sea ingerido por vía digestiva.

De esa forma y a través de la resolución exenta N° 596 de fecha 8 de febrero de 2017, se permite el uso de ambas lagunas con algunas restricciones para los usuarios, de acuerdo a lo recomendado por el organismo emisor del estudio.

Entre las observaciones que menciona el documento se encuentran el uso de estas lagunas por un tiempo inferior a 45 minutos, así como también la prohibición del consumo de dichas aguas.
Además, prohibe el baño a menores de 6 años y a personas con enfermedades y/o lesiones de la piel que tengan compromiso de la integridad del tejido cutáneo.

Paralelo a esto se recomienda el uso en todo momento de medidas de fotoprotección y de un baño con agua dulce para quitar la salinidad una vez terminada la exposición en las lagunas.

Así las cosas, los valores para el ingreso a dichas lagunas quedaron estipulados de acuerdo a lo acordado en la asamblea. Entre las 9 y 14 horas, el valor será de 10 mil pesos, luego de ese horario el valor será de 15 mil pesos.