Las regiones de Antofagasta, O’Higgins y La Araucanía son las que tienen más médicos trabajando en sus distintos consultorios sin haber aprobado el Examen Único Nacional de Conocimientos de Medicina (Eunacom). Se trata de una prueba en la que los profesionales deben validar sus títulos para ejercer en el sistema público chileno.

Así se desprende de un informe del Ministerio de Salud obtenido por “El Mercurio”, en donde se da cuenta del destino de cada uno de los 1.006 médicos que aún trabajan sin cumplir este requisito en el país.

En esas tres regiones son más de cien los profesionales autorizados sin haber aprobado el Eunacom. En O’Higgins son 147 facultativos en esa condición, en La Araucanía son 103 y en Antofagasta, 100.

Las cifras contrastan con la de otras regiones que, en principio, aparentan tener más problemas para conseguir el concurso de los médicos, como Aysén, donde no existe ningún profesional trabajando sin el Eunacom, o en Arica y Parinacota, donde hay solo 22.

Según el subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, estas diferencias se explican por contextos locales. “Por ejemplo, en Aysén la administración de los consultorios la hace el servicio de salud y no los municipios, por lo que los médicos tienen ventajas comparativas, como los beneficios de la Ley Médica, a la que no acceden quienes se enrolan a través de la norma que rige la atención primaria municipal”, explica.

Respecto de O’Higgins, Burrows plantea que “la cercanía con Santiago provoca un efecto de absorción que impide que en una ciudad tan cercana como Rancagua se pueda formar como una plaza sólida. Sin embargo, creemos que la instalación de la nueva universidad estatal generará estímulos que harán que los médicos vean como más atractiva la posibilidad de desarrollarse en esa región”.

La diferencia en el número de autorizaciones emitidas por las seremis -que dependen de su subsecretaría- no son una muestra de la aplicación de diferentes criterios, según Burrows.

Alcaldes autorizan

Sin embargo, sí habría diferencias de criterios entre alcaldes. Ocurre que el dictamen de Contraloría en el que se basan todos los municipios para solicitar la autorización de profesionales sin Eunacom aprobado da pie a una interpretación que, desde la óptica de algunas comunas, permitiría que los propios alcaldes emitieran las autorizaciones para los facultativos, sin siquiera preguntar a la autoridad sanitaria.

Ante esto, y luego de que autoridades del Ministerio de Salud se reunieran con el contralor Jorge Bermúdez hace un par de semanas, trascendió que se pedirá que Contraloría aclare el dictamen de 2013, que permite la contratación de médicos sin Eunacom, para evitar que sean los municipios como empleadores los que tengan esta potestad.

Este dictamen justifica la contratación de estos profesionales como una forma de garantizar el servicio por parte del Estado, a través de la acreditación “fehacientemente de la carencia o escasez de médicos” en el lugar en el que se quiere autorizar, y por eso provoca extrañeza los disímiles resultados que las autoridades regionales de salud muestran en la materia.

Lee también: ALCALDESA DE ANTOFAGASTA BYPASEA AL MINSAL Y EXTENDERÁ CONTRATOS A MÉDICOS QUE NO APROBARON EUNACOM