En dependencias de la Secretaria Regional Ministerial de Transporte, se reunieron representantes legales de la Asociación de Dueños de Taxibuses de Antofagasta (Adutax), con el Seremi de Transportes de Antofagasta, Waldo Valderrama. La ocasión tuvo como eje central el tratar distintas inquietudes de los transportistas, así como coordinar la movilización durante el día del Censo.

El próximo 19 de abril se llevará a cabo el Censo de Población y Vivienda, instancia a través de la cual se conocerá en detalle la cantidad de habitantes de nuestro país, las viviendas construidas, además de datos con los cuales se pretende definir las políticas públicas a corto y largo plazo. Este tipo de encuesta, que no se realiza en día único desde el año 2002, ha provocado una extensa campaña de difusión por parte del Gobierno, además de otorgar facilidades tanto a censistas como a la población en general para la correcta realización de la encuesta, tales como el declarar feriado legal irrenunciable el próximo 19 de abril.

Dentro de todas estas medidas, en la reunión de hoy se ratificó por parte de la Adutax el flujo constante de Taxibuses por la ciudad. Así mismo, el gremio de transportistas confirmó la tarifa liberada para todos los censistas, voluntarios y funcionarios involucrados en la encuesta, con lo que se asegura la movilización de los censistas entre sus zonas de encuesta y los centros de recopilación de información. Para hacer efectiva esta medida, los voluntarios y funcionarios deber mostrar su credencial a los choferes, para así evitar el uso fraudulento de este beneficio.

Sobre este acuerdo, el Seremi de Transportes de Antofagasta, Waldo Valderrama, declaró que “con estas medidas buscamos ratificar el anhelo del gobierno para realizar un censo acorde a nuestros tiempos. Deseamos que ese día funcione todo a la perfección, y por eso mismo agradecemos la disposición de la Adutax al liberar la tarifa para los censistas”.

Debido a que el próximo 19 de abril, día en que se realizará el Censo, es feriado irrenunciable, se recomienda a la población postergar sus compromisos hasta que los censistas pasen por sus hogares a realizar la encuesta. Así mismo, dicho día no puede funcionar ningún recinto de trabajo del país, buscando con ello que la población se mantenga en sus hogares, facilitando así el trabajo a los encuestadores.