Philipp Budeikin, de 21 años, es el joven ruso creador de La Ballena Azul, un macabro “juego” de pruebas que ha llegado a incitar a decenas de suicidios entre adolescentes en Rusia.

El preocupante fenómeno, presente en plataformas como Facebook o Twitter, consiste en una serie de “retos” planteados en grupos cerrados, los cuales van aumentado en intensidad, pasando por ver durante varias horas películas de terror, realizarse cortes, invocar espíritus y finalmente el suicidio.

Budeikin estudió psicología pero al tercer año fue expulsado de la universidad y el 15 de noviembre pasado se supo de su detención.

En una entrevista que concedió al medio ruso Saint-Peterburg.ru, el joven reconoció que creó el juego empujando a los adolescentes al suicidio: “Sí, realmente lo hice. Les di lo que no tienen en la vida real: calidez, comprensión y comunicación”.

Budeikin explicó que dividió a las personas que participaban en dos grupos: en gente y “residuos biodegradables”.

“Ellos (estos últimos) son los que tienen ningún valor para la sociedad o solo harán daño a la sociedad. Estaba limpiando nuestra sociedad de tales personas”, señaló.

Además señaló que el “juego” inició en el 2013 con el “F57”, uno de los nombres del “grupo de la muerte” de la red social VKontakte, la cual es parecida a Facebook y se hizo popular en Rusia, Ucrania y Bielorrusia.

La investigación en Rusia, por las muertes ocasionadas por el “juego”, se inició en 2013 y finalizaron en 2016 con la detención de Budeikin.

Sin embargo, el juego continúa propagándose en las redes sociales y varios países de Sudamérica ya están alertando sobre su presencia.

Incluso la Presidenta Michelle Bachelet llamó ayer jueves a concientizar y educar sobre riesgos de uso de redes por La Ballena Azul.

Fuente: Cooperativa