La Contraloría ordena sumario contra ONEMI, luego de detectar fallas en las sirenas de tsunami en las localidades costeras de la región de Antofagasta, incluida la capital regional.

Al respecto El Mercurio de Antofagasta consignó que, según el informe emanado de la Contraloría Regional, las sirenas “no se encuentran habilitadas para alertar oportunamente a la población en caso de una emergencia”.

La publicación detalló que la investigación se realizó entre los meses de enero y febrero de este año, y se detectaron las siguientes irregularidades:

1- SERNAGEOMIN no estaba considerado en el Comité de Protección Civil.

2- ONEMI mantenía su vehículo ‘Centro Móvil de Operación de Emergencia’ estacionado en una bodega del Ejército en una zona de riesgo de tsunami.

3- No existen señalizaciones verticales en parte de las comunas costeras de la región.

4- Se detectaron cajas de raciones de emergencia vencidas hace más de un año.

5- Fallas en la activación sonora remota de algunas sirenas. Mediante una prueba silenciosa se determinó que solo el 58% de estos aparatos funcionaron. Además el ente fiscalizador enumeró un sinnúmero de observaciones a este ítem.

Por lo anterior, Contraloría ordenó al director de la ONEMI que instruya un sumario al interior del organismo, a objeto de determinar las responsabilidades de las falencias y corregir las problemáticas.

Respuesta desde la ONEMI

Ante publicaciones de prensa referidas a los resultados de la auditoría realizada por la Contraloría Regional de Antofagasta, la Dirección Regional de ONEMI está en la necesidad de reforzar el trabajo que ha realizado este organismo, respecto de sus sistemas de alerta de emergencias y otros temas referidos a la gestión institucional.
De hecho, en Antofagasta, ONEMI cuenta con un Sistema de Alerta Temprana, que incluye 39 sirenas funcionales, de las cuales 36 cuentan con correcta comunicación y tres, que son las que se ubican en la zona sur de la región (Taltal y Paposo), por el momento solo pueden ser activadas en terreno.
Es importante establecer que esta infraestructura es solo una parte de los mecanismos de alerta del Sistema de Protección Civil, ya que, en caso de una emergencia, SAMU, Bomberos, Carabineros y PDI se despliegan para alertar a la comunidad con todos sus medios e indicar la evacuación a zonas seguras. Adicionalmente, ONEMI activa el Sistema de Alerta de Emergencias para Celulares (SAE), tecnología que permite reforzar el llamado a evacuación del borde costero frente a escenarios de amenaza que lo ameriten.
En este contexto —y en el marco de los resultados del informe de Contraloría—, es preciso indicar que la Dirección Regional de ONEMI en Antofagasta ya adquirió los componentes para superar estos inconvenientes y estableció un stock crítico para disminuir los tiempos de respuesta en reparación. De igual forma, se está trabajando para habilitar un puesto de control móvil en el sector sur, para asegurar la activación remota de aquellas sirenas que presentan esa dificultad.
Además, se realizan constantes pruebas silenciosas a estos equipos y, dentro de su política de mejoramiento continuo, se definieron acciones de corto, mediano y largo plazo, tendientes al mejoramiento completo del Sistema de Sirenas de Alerta de Tsunami.

Así, las iniciativas de corto plazo ya fueron ejecutadas y permitieron la reparación de las sirenas con falla u operación parcial. En el largo plazo, se está trabajando en la elaboración de un proyecto regional que permita realizar un upgrade general al sistema de sirenas.

ONEMI mantiene un constante monitoreo del sistema a través de las empresas contratadas para el mantenimiento preventivo y correctivo para atender desperfectos, las cuales han permitido solucionar fallas importantes del sistema, presentes desde su implementación, como fue el firmware original instalado, que causaba frecuentemente el bloqueo de las unidades de sirenas, impidiendo su operación en caso de ser requerido. También se han desarrollado mejoras del subsistema de comunicaciones y sus instalaciones. Y está en proceso de elaboración con autoridades locales, la implementación de un procedimiento de pruebas calendarizadas de activación sonora.

Es importante indicar que este sistema de Sirenas de Alerta de Tsunami fue implementado por el Gobierno Regional de Antofagasta en 2012. Su operación fue traspasada formalmente a la Dirección Regional de ONEMI Antofagasta en septiembre de 2014. Desde antes (1 de abril de 2014), la oficina regional había realizado acciones de mantenimiento preventivo y correctivo a través de sucesivas intervenciones con empresas especializadas. El proyecto original contempló 41 torres, de las cuales hoy existen 39, debido a que las restantes fueron robadas, destruidas o inhabilitadas por acciones vandálicas.

En otro de los puntos expuestos y como es de conocimiento de la ciudadanía, ONEMI mantiene stock de cajas de alimentos para responder oportunamente en el caso de ocurrir una emergencia. Como es natural, al haber una baja demanda, parte de estos alimentos cumplen con su fecha vencimiento. Para asegurar una adecuada eliminación y transparencia en el proceso, existe un procedimiento para la baja y destrucción de alimentos adquiridos para stock crítico y stock general que establece que “la Unidad de Logística en el Nivel Central o las direcciones regionales, procederán a la tramitación de la baja del bien en comento y las respectivas actualizaciones en el sistema, coordinando con el SEREMI de Salud Regional para que actúe como ministro de fe para los elementos que así lo requieran, básicamente los productos que se relacionan con la salud humana”; además, firmada la resolución se procede a la eliminación y baja de alimentos, en coordinación con la autoridad de salud. Procedimiento que ya se encuentra en proceso y pronto a finalización.

Respecto de la instrucción de un sumario administrativo, esta acción fue iniciada el 10 de julio pasado de acuerdo a lo establecido por el organismo contralor.

Finalmente, es necesario destacar que ONEMI ha realizado una importante labor de prevención ante amenaza sísmica, que ha incluido diferentes simulacros de borde costero, donde se ejercita y educa a la comunidad para evacuar de la forma correcta a las zonas seguras. En ellos, la institución ha sido enfática en recalcar que, ante un sismo de mediana o mayor intensidad, las personas deben movilizarse inmediatamente a una zona segura. Prueba de ello, fue la evacuación preventiva realizada para el terremoto del 2014, donde se movilizó a más de 1 millón personas a nivel nacional.