Las empresas Inser Transfield Services S.A. y Anglo American Norte S.A. fueron condenadas a pagar una compensación económica a los padres y hermanos del trabajador Rolando Montenegro Montero, quien falleció el 7 de junio de 2013, tras caer de una altura de 6,6 metros en el complejo minero Mantos Blancos. A las empresas se les acreditó negligencia al haber infringido el deber de cuidado por parte de sus superiores y dependientes.

En el fallo judicial, el magistrado Paul Contreras Saavedra ordenó a las compañías antes mencionadas pagar la indemnización de perjuicios de $80 millones a Carlos José Montenegro Vivanco y Ana Cristina Montero Riquelme (padres de la víctima) y $50 millones a los tres hermanos del trabajador fallecido.