La Comisión de Libertad Condicional de Antofagasta, tras dos días de trabajo, culminó hoy –miércoles 25 de octubre- la revisión de las 198 solicitudes presentadas por internos de las siete unidades penales de la jurisdicción.

La instancia, encabezada por el presidente de la Corte de Apelaciones de Antofagasta, ministro Manuel Díaz, acogió 190 solicitudes. Las ocho restantes correspondieron a renuncias al derecho, penas cumplidas, rechazos y dos causas pendientes de revisión.

“El otorgamiento de la libertad condicional significa que el condenado termina de cumplir su pena en su domicilio, sujeto a un control y a tener buena conducta. Si la persona no se presenta en los controles respectivos o si comete algún nuevo delito, la libertad condicional otorgada es revocada y debe ingresar a cumplir el saldo de su pena”, explicó el ministro Díaz a los medios de comunicación, tras finalizar la segunda sesión del presente año.

Para obtener el beneficio, los internos de los centros penitenciaros de Antofagasta, Calama, Taltal y Tocopilla deben contar con un informe favorable del consejo técnico del establecimiento penitenciario, el que considera la aprobación de los requisitos establecidos por ley: haber cumplido la mitad o dos tercios de la condena impuesta, mantener una conducta intachable en el establecimiento penal, haber aprendido un oficio y registrar asistencia a la escuela del establecimiento y a las conferencias educativas que se dicten, entre otros.

La Comisión de Libertad Condicional la integraban, además, las juezas Patricia Alvarado y Marcela Mesías, del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Antofagasta; los magistradas María José Saavedra y Paulina Rodríguez, del Juzgado de Garantía de la ciudad; y el secretario del tribunal de alzada, Andrés Santelices, como ministro de fe.