La Corte de Apelaciones de Antofagasta admitió ayer –jueves 2 de noviembre– recurso de protección y dio orden de no innovar a la municipalidad sobre la ordenanza dictada el 30 de octubre recién pasado, que prohíbe y multa toda forma de ocupación de espacios públicos y de actividades en que se solicite dinero a los transeúntes.

En fallo unánime (causa rol 2988-2017), la Primera Sala del tribunal de alzada –integrada por la ministra Virginia Soublette Miranda, el fiscal judicial Jaime Medina Jara y el abogado (i) Marcelo Díaz Sanhueza– dio orden de no innovar por considerar que existen indicios de que los efectos del acto recurrido podrían constituir una afectación de garantías constitucionales.

Asimismo, el tribunal de alzada dio un plazo de ocho días hábiles a la Municipalidad de Antofagasta para que entregue todos los antecedentes sobre la materia.

“Téngase por interpuesto recurso de protección en contra de la Municipalidad de Antofagasta. Informe la recurrida a su tenor, dentro del término de ocho (8) días hábiles, debiendo acompañar todos los antecedentes justificativos de sus alegaciones”, ordena el fallo.

Resolución que agrega: “Existiendo indicios de que los efectos del acto recurrido pudieren constituir una afectación a las garantías constitucionales invocadas, y sin perjuicio de lo que se resolverá en la vista de la causa, ha lugar la orden de no innovar”.