Minera Escondida informó que el yacimiento se ha mantenido operando aunque con algunos sectores funcionando de manera parcial o con baja dotación, luego que los trabajadores agrupados en el Sindicato 1 iniciaran este jueves una paralización en protesta por los despidos anunciados ayer por la empresa.

“La faena se ha mantenido operando y la compañía ha focalizado sus esfuerzos en garantizar que los trabajadores puedan acceder a sus lugares de trabajo”, dijo Patricio Vilaplana, vicepresidente de Asuntos Corporativos de la compañía.

Luego que Minera Escondida anunciara ayer un plan de racionalización que incluye el despido de 120 trabajadores, equivalentes al 3% de su dotación, el sindicato resolvió paralizar las actividades en rechazo a la medida, la que calificaron como una represalia por la huelga de 44 días que realizaron a inicios de este año, en el marco del proceso de negociación colectiva.

El sindicato precisó que algunos de sus directivos se reunieron anoche con los ejecutivos de la compañía Marcelo Castillo e Ifigenia Gioka, ocasión en la que les plantearon que “el despido masivo de trabajadores sin causa real legítima era considerada como una práctica antisindical, de represalia tras el último proceso de negociación, como de amedrentamiento frente a la próxima negociación”.

El sindicato sostuvo que los ejecutivos “no asumieron compromiso alguno para resolver todas estas problemáticas, dándose por fracasada la reunión”.

Los socios del sindicato realizaron una asamblea y tras ser informados del resultado de la reunión acordaron realizar una paralización por los turnos que se debían iniciar este día, cada uno por 12 horas, comenzando la detención de actividades a las 8.00 horas de hoy, la que concluirá el viernes 24 de noviembre. Asimismo el sindicato indicó que la medida se reiterará en los turnos de relevo de la próxima semana.

Minera Escondida, el mayor yacimiento mundial de cobre y que es controlada por BHP Billiton, informó ayer el despido en medio de ajustes en sus procesos productivos.

La empresa, que comenzó a notificar ayer a los trabajadores despedidos emitió un escueto comunicado en que señaló que la racionalización incluye a supervisores, staff, operadores y mantenedores.

“La compañía ha debido tomar esta decisión luego de una evaluación crítica sobre su situación operacional, procesos y recursos necesarios para dar cumplimiento a sus actividades productivas de manera segura y sustentable en el tiempo”, indicó BHP, que no respondió preguntas.

A inicios de este año la minera enfrentó la paralización de sus operaciones durante 44 días en el marco de la última negociación colectiva con los trabajadores, la que cesó luego que éstos decidieran extender unilateralmente el contrato vigente, obligando a volver a dialogar en 2018.

La Tercera