Las regiones del norte del país concentraron en 2016 las tasas más altas de notificación de VIH, período en que también se registró una fuerte alza en casos correspondientes a migrantes, según detalla un informe de Situación Epidemiológica de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), del Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud.

De acuerdo al estudio, Arica presenta la tasa más alta del país, con un valor de 41,5 por cada 100 mil habitantes, mientras que en segundo lugar está la Región de Tarapacá (36,8).

Luego siguen la Región de Atacama, que en 2016 triplica su tasa (25,9) en relación al año 2015, y la Región de Antofagasta (19,3).

El doctor Pedro Usedo, jefe del Programa de VIH del Hospital Regional de Antofagasta, explica que resulta prioritario incorporar en el ADN de la juventud los riesgos de una patología que crece sin control en el país. “La población no ha advertido el impacto real que esto tiene, en la magnitud y periodicidad que va creciendo, y no se han transparentado los datos al decir que el peor país de Latinoamérica en el control del VIH es Chile”, afirma el especialista.

El informe detalla que en el último quinquenio, el 8,2% de casos correspondió a extranjeros, mientras que solo en 2016 la cifra llegó al 14% del total de casos.

“Al haber más pacientes migrantes que llegan, el porcentaje también de pacientes con VIH aumenta”, aseveró Usedo.

AMENAZA
Según ONU Sida, se estima que en Chile hay 5.000 nuevos casos cada año.

www.economiaynegocios.cl