Radio Sol

Tras el anuncio de Alerta Temprana Preventiva en el sector cordillerano de la región de Antofagasta, el Ministerio de Obras Públicas se reunió con el equipo de direcciones operativas para coordinar acciones preventivas ante eventuales emergencias durante este invierno altiplánico.

Desde el ministerio informaron que se estiman precipitaciones de entre 5 y 15 milímetros de agua en los sectores precordilleranos y cordilleranos.

Sin embargo, se muestran confiados de poder enfrentar este período, manteniendo la conectividad de las rutas y el suministro de agua potable.

“Durante estos cuatro años se ha invertido sólo en obras de mejoramiento de estándar de caminos y cauces de ríos como en cuanto a la red hidrometeorológica cerca de $50 mil millones, que se reflejan en obras capaces de minimizar el impacto de las lluvias en el interior”, sostuvo el seremi de Obras Públicas César Benítez.

Para el suministro de agua potable, en tanto, señalaron desde el MOP que existe un trabajo coordinado con las comunidades y los diferentes comités de agua potable rural (APR) a través de la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH), y con la empresa de Agua Antofagasta.

Estas entidades serían constantemente monitoreadas por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), con el fin de garantizar el suministro de agua ante una emergencia climática.

Emergencias viales e hidráulicas
En el caso de producirse una emergencia que ocasionase daños y cortes en ruta, el director regional de Vialidad, Félix Gallardo, puntualizó que disponen de una cantidad importante de maquinaria disponible tanto en Calama como en San Pedro de Atacama.

“De igual forma tenemos varios contratos en ejecución, principalmente dedicados a la conservación que son los contratos globales en Ollagüe, Calama y San Pedro de Atacama que también disponen de equipos de emergencia, totalizando 35 máquinas, entre motoniveladoras, sopla-nieves, barre nieve, cargador frontal, motoniveladoras, camión tolva, rodillo, camiones aljibes y camiones rampla”, detalló.

La Dirección Regional de Obras Hidráulicas, en tanto, ha debido enfrentar las crecidas de los ríos Loa, Salado, San Pedro, Vilama, Río Grande, Matancilla, Purifica y Puritama, cuyas emergencias han provocado un aumento en los caudales.

Por ello, informaron desde el MOP, se han ejecutado obras de encauzamiento y remoción de material, con intervención en los cauces, mediante gaviones, pretiles y limpiezas.

Para todo esto se han invertido hasta la fecha cerca de $941 millones, además de otros $600 millones que se destinaron a la instalación de tres barreras dinámicas de protección en el río Toconao para evitar otro desastre como el que afectó a la localidad del mismo nombre en 2012.