Radio Sol

Esta madrugada, para variar hubo temblores de regular intensidad en varias regiones del país. Un sismo de mediana intensidad se percibió a las 01:45 en las regiones de Valparaíso y Metropolitana 9 Richter, con epicentro a 26 Kms al Suroeste de La Ligua. Posteriormente, a las 03:58 en la Región de Coquimbo se registró otro movimiento telúrico. La magnitud del sismo fue 4,3 Richter, con epicentro 17 Kms al Noroeste de La Serena.

Si bien a menudo tiembla en prácticamente todo Chile, hay algunas zonas donde la tierra se ha movido con más frecuencia este 2016.

De acuerdo a un análisis realizado por Emol en base a los datos del Centro Sismológico Nacional (CSN), este año –hasta noviembre de 2016– hay dos grandes zonas del país donde se concentran la mayoría de los temblores: en el norte grande, al interior de las regiones de Tarapacá y Antofagasta; y en el norte chico, en el litoral de la Región de Coquimbo, y parte de Atacama (sur) y de Valparaíso (norte).

Ovalle y Calama, las comunas del país donde más tiembla

Al analizar por comuna, aquéllas donde, por lejos, ha temblado más este año son Calama y Ovalle. En la primera se contabilizan 528 temblores y en la segunda 393 –más de uno por día–. Esa cifra considera sólo los sismos con epicentro dentro de los límites terrestres de la comuna, pero si se suman los temblores ocurridos en el mar, la cifra para Ovalle es mucho mayor.

Otras comunas de Chile que concentraron una gran cantidad de sismos son, en el norte grande: Pica, Pozo Almonte y Huara (Región de Tarapacá); y San Pedro de Atacama, Sierra Gorda, Ollagüe, María Elena y Taltal (Región de Antofagasta).

También se observa una alta concentración de sismos con epicentro en el mar frente a las comunas de Iquique y Alto Hospicio (Región de Tarapacá); y Tocopilla (Región de Antofagasta).

Esta zona fue afectada por un terremoto de 8,2 Richter en el año 2014. Mientras que en el norte chico –junto con Ovalle–, las comunas donde más ha temblado son: Coquimbo, Canela, Los Vilos y Punitaqui(Región de Coquimbo); y Freirina (Atacama).

También se observan numerosos temblores con epicentro en el mar frente a las comunas de La Ligua, Papudo, Zapallar, Puchuncaví y Quintero (en el norte de la Quinta Región).

El subdirector del Centro Sismológico Nacional (CSN), Mario Pardo, explica que la alta sismicidad en la costa de la Región de Coquimbo corresponde a réplicas del terremoto de 8,4 Richter que afectó a esa zona en 2015, las que “aún siguen activas” y, según afirma, se extenderán por varios años más.

Mientras que la actividad sísmica que se observa en el norte “es absolutamente habitual” para esa zona, y se repite en años anteriores.

Llama la atención que la mayoría de los temblores ocurridos en el interior del norte grande no fueron percibidos por la población, a diferencia de los registrados en la Cuarta Región, que sí los ha sentido la gente.

Según explica el sismólogo, esto se debe a que los sismos en el norte “son muy profundos”, ya que su hipocentro está a unos 100 kilómetros bajo tierra, que es donde a esas latitudes la Placa de Nazca subduce bajo la Sudamericana, y además ocurren lejos de las ciudades, que están más hacia la costa.

En cambio, en la Región de Coquimbo los temblores ocurren apenas a unos 30 kilómetros de profundidad y en el mar, muy cerca de las ciudades, por eso se sienten más.

Curicó, Machalí y Paredones, las que más se movieron en la zona central En tanto, en la zona centro-sur del país las comunas que registran más temblores este año son Machalí, Paredones y Lolol (en la Sexta Región); y Curicó y Romeral (Región del Maule).

También se observan numerosos sismos en el mar frente a las comunas de Santo Domingo y Navidad (en el límite de las regiones Quinta y Sexta); y frente a Talcahuano (Región del Biobío). Estos dos puntos corresponden a donde comienza y termina la falla que provocó el terremoto del 27/F y, según indica el experto, es esperable que allí tiemble más.

De todas formas, dice que las réplicas en esa zona “ya son muy poco frecuentes” y ya se está volviendo a la sismicidad normal.

Este año –a diferencia de los dos anteriores– no se registraron terremotos en el territorio nacional. Aunque hubo cinco sismos que tuvieron una magnitud superior a 6 Richter.

Los dos temblores más fuertes del año fueron de magnitud 6,4. El primero ocurrió el 10 de febrero en Ovalle, y el segundo el 4 de noviembre en el límite entre Curicó y Romeral.

Cerca de Ovalle también se registraron otros dos sismos de 6 Richter, uno con epicentro en el mar y otro en el límite con la vecina Punitaqui. En Chañaral (Región de Atacama) también hubo otro sismo de 6 Richter.

En tanto, hubo varias ciudades del país donde no se registró ningún temblor, como Punta Arenas, Cabo de Hornos y Porvenir, todas ellas en la Región de Magallanes.

El experto explica que eso se debe a que en esa zona existe otra placa tectónica –la de Scotia–, que a diferencia de Nazca, “se mueve muy lentamente” respecto a la Sudamericana.

Pese a ello, remarca que en esta zona también se han producido terremotos en el pasado y es probable que se repitan. “Viviendo en Chile, en cualquier parte del país estamos expuestos a todo tipo de terremotos”, subraya.

Emol.com