Radio Sol
POLICIAL REGIONAL

A 28 años del aluvión de Antofagasta, estudio advierte riesgos en zona de La Chimba

La madrugada del martes 18 de junio de 1991, en solo tres horas, la ciudad de Antofagasta recibió 42 milímetros de agua. La inusual lluvia hizo que parte de los cerros se vinieran literalmente abajo provocando una serie de aluviones no solo en esta ciudad, sino también en Taltal. El aluvión dejó 91 personas fallecidas, 19 desaparecidos y destruyó completamente más de 700 casas, mientras que otras 4.000 tuvieron severos daños. Más de 20 mil personas resultaron damnificadas.

Hoy, a 28 años de esta tragedia y pese a las obras de mitigación que se realizaron después de los aluviones, el peligro continúa latente, sobretodo en el sector de quebrada La Chimba. Así lo indica un estudio realizado por Francisca Roldán, geóloga de la Universidad Católica del Norte e investigadora del Centro de Investigación para la Gestión Integrada del Riesgo de Desastres (Cigiden).

La cuenca La Chimba es una de las 57 cuencas hidrográficas de Antofagasta y aún tiene riesgo de aluviones. Está ubicada al norte de la ciudad, muy cercana a la Isla Guamán o mayormente conocida como Caleta La Chimba, su extensión es de 25 km2 (3.580 canchas de futbol).

Según Roldán, la mayoría de los estudios de remociones en masa (aluviones) de Antofagasta se basan en el evento aluvional de 1991, excluyendo la zona de La Chimba debido a la poca población residente para ese entonces, pero hoy viven más de 166 familias en campamento. En el sector también se ubica el vertedero municipal, en plena zona de desembocadura y aledaña a sectores urbanos (con más de 700 mil m2 y alturas que alcanzan los 95 m) y una gran área de extracción de áridos (más de 800 mil0 m2) que pueden incrementar el poder destructivo de los flujos aluvionales si estos se desarrollan.

“La Chimba no tiene obras de mitigación. Solo tiene una excavación en sedimentos no consolidados en parte de la desembocadura y es una zona antigua de extracción de áridos abandonada. Sacaron esa tierra suelta, aplanaron y pusieron una pequeña zona de infiltración que son bolones, rocas de grandes dimensiones, pero el área de mitigación no es la adecuada para la extensión que tiene la cuenca”, señala Roldán.

En caso de lluvias intensas, el aluvión que se podría generar en esta quebrada llegaría a la ciudad, muy cerca de la costanera y arrasaría con varias calles.

Posibles zonas afectadas
El estudio de la geóloga señala que ante una activación de las quebradas del sector de la Chimba estas serían las calles afectadas: la calle S/N no pavimentada al norte del Vertedero Municipal; la calle Los Topacios; la calle Huamachuco; la calle San Martín de Porres; la calle Pirita; la calle Sierra Nevada; la zona central del Vertedero Municipal La Chimba, incluyendo la calle Patricio Infante y el área este de la zona de extracción de áridos. Esto incluye áreas urbanas, industriales y campamentos de La Chimba, como La Quebrada, La Lucha es Posible, Luz Divina VI y un barrio transitorio cuya administración está a cargo del sacerdote Felipe Berrios.

“Es necesario actualizar los estudios que se hicieron después del aluvión y que se terminaron en el año 2000. Desde entonces hay nuevas edificaciones en las cuencas y extracción de áridos en estos lugares. Las lluvias han sido más frecuentes, la última lluvia importante fue en 2015, no generó grandes aluviones, pero demuestra que son más frecuentes, aunque ninguna ha igualado la de 1991, pero siempre puede ocurrir. Tenemos que estar preparados”, dice la geóloga.

En los próximos días esta información será presentada al Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Fuente: La Tercera

Related posts

Chile entrega escrito adicional ante La Haya por Caso Silala

admin

Antofagasta es la segunda ciudad con más dificultad para comprar una casa

admin

Finalmente alcaldes firmaron acuerdo de «sugerencia de restricción horaria» juvenil

admin

Leave a Comment