Radio Sol
INTERNACIONAL POLITICA

La Habana despide a Fidel Castro con un acto de masas y se inicia el último recorrido

Un cañonazo estremece a La Habana cada hora en homenaje a Fidel Castro. Eso desde el lunes, cuando los habitantes de la capital cubana comenzaron a llegar hasta la Plaza de la Revolución, ya sea para despedir al líder histórico de la Revolución Cubana y/o para estar presentes en este hito histórico. Pero esta vez, a diferencia de lo que ocurría en las décadas anteriores, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) no convocaron a la población y no hubo un llamado masivo con la consigna de “todos a la plaza”, como cuando el propio Castro pronunciaba un discurso en la explanada donde se encuentra el Monumento a José Martí repleta de lado a lado.

A las 19.00 (21.00 hora de Chile) estaba programado el comienzo de la ceremonia final de homenaje a Fidel Castro en la capital cubana. A esa hora ya está de noche aquí en La Habana, con lo que la temperatura ya ha refrescado y se hace más soportable, especialmente para la dirigencia cubana que iba a estar encabezando el acto, buena parte de ella ya octogenaria como el mismo Presidente del país Raúl Castro, de 85 años.

Sin embargo, desde temprano miles y miles de personas caminaban y formaban largas filas para acercarse a uno de los tres salones dispuestos bajo el memorial a Martí para pasar frente a una foto de Fidel Castro, acompañado de flores y algunas de sus medallas. Eso se repetía en los distintos municipios del país, donde los cubanos podían firmar un “solemne juramento de cumplir el concepto de Revolución”, expresado por Castro en 2000.

No eran las nueve de la mañana y tres extensas hileras humanas estaban formadas y avanzando para llegar hasta uno de los lugares de homenaje en el epicentro del poder cubano. Marietta, una mujer de unos 65 años lloraba en forma apagada a la salida del monumento a Martí y se tomaba un respiro. “Será muy difícil hacernos la idea de que ya no lo tenemos”, explicaba con voz entrecortada.

Sin embargo, Cuba y el mundo se fue haciendo a la idea de la muerte de Fidel Castro durante 10 años, tras la grave crisis intestinal que en 2006 lo llevó a delegar temporalmente su poder, algo que terminaría volviéndose permanente. Por este motivo, el impacto de su fallecimiento es más bien de tono histórico y todos los temores que había por lo que pudiese venir con su fallecimiento fueron aplacándose en la última década. De la misma forma, Raúl Castro se ha encargado de desactivar la bomba de la incertidumbre política al anunciar que no seguirá en el poder en 2018, por lo que el plan de sucesión está en curso, aunque no se conozcan todos los detalles.

Las guardias de honor se sucedían, con delegaciones de médicos, militares, funcionarios. A media mañana, apareció en el lugar para escoltar la foto de Castro uno de los iconos en Cuba tras el fin de la ayuda soviética: Elián González, el balsero cubano que con solo cinco años, tras la muerte de su madre, fue rescatado del mar frente a la ciudad de Miami en noviembre de 1999. Fue entonces que el gobierno cubano comenzó una batalla política, propagandística y legal para que la familia del menor que residía en Florida lo devolviera a la isla donde vivía su padre, caso que terminó con la entrega de Elián por parte de las autoridades estadounidenses en junio de 2000.

Pero muchos habaneros seguían ayer con su rutina. Algunos se instalaban en sus bares, aunque solo podían beber refrescos (el alcohol está prohibido durante los nueve días de duelo), otros permanecían en sus casas, las calles del popular Centro Habana mantenían su acostumbrado bullicio, y otros iban a hacer las compras o manejaban sus pequeños comercios. “La obra de Fidel es innegable, pero la revolución debió haber terminado en 1976 para de una vez normalizar el país”, explica con voz baja Roberto, de 32 años, mientras pesca en el Malecón. Ayer las clases sí fueron suspendidas, por lo que no se vio el trasiego de los niños con sus uniformes y pañoletas roja y azul, y algunas oficinas y fábricas, suspendieron sus labores… claro, para que fueran a la plaza.

Desde los años 60 la Plaza de la Revolución cuenta con una imagen del Che Guevara adherida al edificio del Ministerio del Interior. En la última década otra imagen en el Ministerio de Comunicaciones recuerda al comandante revolucionario Camilo Cienfuegos. Y esta semana un gran lienzo que lleva impresa la fotografía de Fidel Castro (la misma que está en los salones de homenaje) que Alberto Korda le tomara al gobernante en la Sierra Maestra, con mochila en la espalda y fusil colgando del hombro, pocos años después del triunfo revolucionario y que ilustró en esa época la portada de un periódico con la leyenda “¡Comandante en jefe, ordene!”.

Tras los actos de hoy, se podrá en marcha un periplo con las cenizas de Fidel Castro que recordara el recorrido que el dirigente cubano hizo desde Santiago de Cuba hasta La Habana tras la huida del dictador Fulgencio Batista, en enero de 1959. El cortejo partirá a primera hora, y tras un recorrido por las principales avenidas de la capital, incluido el malecón habanero, saldrá de la ciudad camino a Matanzas, Cárdenas, Cienfuegos, Santa Clara, Sancti Spíritus, Camaguey, Las Tunas, Holguín, Bayamo, hasta llegar el sábado a Santiago de Cuba.

Related posts

Chile y Bolivia aprueban agenda para reunión del Comité de Fronteras

admin

Desde mayo de 2017 la Región de Magallanes tendrá horario único de verano

admin

«Aro de Fuego», el eclipse solar que se podrá ver desde Chile

admin

Leave a Comment